HISTORIA

La Real Sociedad Bascongada y el euskara

por EMILIO MÚGICA ENECOTEGUI
Amigo de Número de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País

Los primeros Estatutos (1765) de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País proclaman, entre sus fines, pulir y cultivar la lengua vasca, junto al deseo de recopilación de lo más destacado escrito en ella y también de perfeccionar su poesía y adoptar como sello y lema para esta nueva sociedad el Irurac bat (tres en una). El Reglamento de Alumnos del Seminario de Bergara decía que los estudios de las lenguas deberán empezar por el de las Nacionales como son el Bascuence y el Castellano, aunque también fueran preferentes el latín y el francés. La situación diglósica del País Vasco viene del retraso en la aparición de la lengua escrita y consecuente autoanalfabetismo de los vascoparlantes, con la excepción del estamento eclesiástico.

Peñaflorida escribió tanto en castellano como en euskara. Entre sus músicas con letra en euskera se encuentran la parte cantada de El borracho burlado, considerada como la primera ópera vasca, unos villancicos bajo pseudónimo para las navidades de 1762 llamados Gavon sariac, el canto Irten ezazu para la Candelaria, el zortziko Adio provintziya y un padrenuestro Aita gurea. Apoyó la idea de Campomanes sobre la redacción de un diccionario del vascuence, emprendido por Aizpitarte que habló también de una academia de la lengua y fue aprovechado por Aizkibel. Peñaflorida expresó su disgusto por las reticencias a entregar textos vascos a la Sociedad que se había dispuesto desde Madrid. No se tiene la respuesta de Munibe a la carta enviada por un religioso desde Valladolid, pidiéndole le escribiera en lengua vasca para asegurar el secreto. Hubiéramos conocido el estilo epistolar en euskara de quien sería homenajeado por Euskaltzaindia-Academia de la Lengua Vasca en el bicentenario de su fallecimiento. Se cita sin embargo una carta a su hijo Ramón, en la que dice "tu retazo bascongado nos ha dado mucho gusto, no solo por las noticias particulares que encierra, sino por la prueba que das del afecto que conservas a tu Lengua nativa".

En el Seminario de Bergara usaban el euskera los vástagos de ciertos socios eminentes de la Bascongada para sus arengas o saludos de los alumnos en los actos públicos. Se atendió también al hecho diferencial vasco en la preparación de quienes se suponía iban a ocupar lugares preeminentes en la marcha de su país, a través de la historia, geografía y cultura propias. Pero al recibir muchos seminaristas procedentes de otros lugares, incluso de ultramar, crecieron las dificultades, sobre todo en lo referente al idioma. Aparte que desde los estatutos iniciales de la Sociedad se recoge la preocupación por instruir sobre la gramática y la ortografía castellanas, para lo que se llegaron a adaptar en forma dialogada los textos existentes. Pero también se producirían quejas de algunos socios, que reiteraban el principio de que era la de la lengua nativa la primera gramática que debía enseñarse. Se les hizo ver la existencia de unas normas gubernamentales que obligaban a la enseñanza del castellano y les recordaron la práctica del anillo como vehículo represor de la presencia del euskara en las aulas.

Por otra parte la Ilustración beneficiaba la unidad idiomática, de modo que un socio destacado como Foronda (que había propuesto dividir España en secciones cuadradas y con un número, pero sin nombre) al estimar las cosas por su utilidad, no veía provechosa la variedad de lenguas para la comunicación y dar vigor a la industria y el comercio. Moguel autor del Peru Abarka y enseñante en el Seminario de Bergara, al que se ha presentado como primer defensor de la lengua respecto del fuero, declaró sentir compasión por ver a los niños que romanceaban las voces euskéricas.

El jesuita Larramendi, fogoso defensor del idioma, opinó poco antes de los primeros pasos de la Bascongada que los vascos parecían no hacer aprecio de su lengua y ni tan siquiera escribían cartas en ella, siendo rareza la del obispo Zumárraga desde México en 1537. De forma que el euskera está ausente de los epistolarios de los primeros tiempos de la Sociedad, cuando cobraron fuerza los vínculos de la mutua amistad, aunque intercalarían con naturalidad la usual lengua vernácula en sus tertulias de Azkoitia el triunvirato formado por Munibe el ya conde de Peñaflorida, Eguía futuro marqués de Narros y Altuna el amigo a quien Rousseau alaba en sus Confesiones. Las reuniones triviales de un principio acabarían en la formación de una especie de academia, donde se hablaba de ciencia, filosofía, historia o literatura, aparte de cultivar la música.

Sus inquietudes ilustradas se plasmaron de entrada en la educación, dando lugar al proyecto pedagógico del Seminario en sus distintas épocas. Afirmaba Peñaflorida que la enseñanza era no sólo el objeto principal de la Sociedad sino el único hasta que, difundidas las luces, llegase el momento de aplicarlas con propiedad en objetivos particulares. Como ocurrió al unir a su actuación docente la literaria, musical o científica. Con el logro más divulgado del Laboratorium Chemicum respecto al wolframio y la platina, junto al desarrollo de actividades agrícolas, artesanas o industriales. Creación de una Sociedad civil que nunca adoptó, como tal, el título de "Económica" a diferencia de las de impulso gubernamental, nacidas a ejemplo suyo, aunque con frecuencia se le atribuya erróneamente este término.

Tras la muerte de Peñaflorida se evidenciarán en el Seminario problemas que, como el económico, repercutieron en la marcha de la Bascongada. Se vio además afectada por la decadencia de las Sociedades de Amigos del País y las sospechas inquisitoriales provocadas por la Revolución Francesa o la Guerra de la Independencia.

En 1944, en un ambiente de sospecha hacia lo vasco y vencidas múltiples trabas renace en 1944 la actual Bascongada.

Merece resaltarse la clausura en Azkoitia, el año 1965, de las celebraciones por el segundo centenario del nacimiento de la Bascongada con presencia, entre otras personalidades, de los entonces ministros de Educación y de Industria. El Director de la Sociedad recordó al primero la densidad de hablantes y la inquietud de disponer de cátedras para el estudio del vascuence en las tres provincias donde tenía asiento la sociedad y también en Navarra. Lora Tamayo ofreció su ayuda para la que consideraba aspiración justa y noble de contribuir a la conservación de la lengua, en el marco de una investigación filológica seria. Del mismo modo, cuando se organiza una Asamblea Extraordinaria y Deliberante en 2002 una de las conclusiones aceptadas es impulsar, como en la etapa fundacional, el euskara aunque también se denunciase cierto déficit en su uso habitual en la Sociedad, para lo cual se propiciará su uso público y en publicaciones, mencionándose el apoyo especial a Egan y la voluntad de crear un seminario de lengua y literatura vasca

A la altura del 250 aniversario, junto con la utilización creciente del euskera en actos y publicaciones, destacan entre ellas de los últimos años el facsímil, con estudios e ilustraciones, de la traducción Don Kijote Mantxako por Berraondo junto con una antología en euskera batua de la obra y la edición de las memorias del dialectologista Yrizar. Además se presentaron comunicaciones en euskera en el Congreso Ilustración e Ilustraciones de 2007 y se intervino en Madrid, el año 2012, al lado de otras instituciones, con ocasión de unas jornadas sobre el euskara como lengua con futuro y un acto para homenajearlo. Si bien la realización más destacada es la edición desde 1948 (por tanto en pleno franquismo) de Egan como suplemento de nuestro Boletín, al principio con importantes colaboraciones en euskara y castellano, después únicamente en el euskera. Nace el cambio en 1954 de la proclama Asmo berri, con voluntad de alcanzar alto nivel cultural con un planeamiento ágil y de actualidad. Labor que se cumple con sus secciones de investigación y de creación, literatura infantil y juvenil, temas varios agrupados bajo el nombre de petachos (adabakiak), críticas y reseñas. Publica además separatas y desarrolla una actividad muy interesante en el País Vasco continental o Iparralde, de la mano de Euskaltzaleen Biltzarra.

logo-ikurra2

DIRECCION DE LA REAL SOCIEDAD BASCONGADA DE LOS AMIGOS DEL PAÍS

Palacio – Intsausti
Aptdo. 105 – 20720 AZKOITIA
Tel. 943 285 577
E-mail: intsausti.rsbap@gmail.com

Intranet

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of the site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our Privacy Policy.

I accept cookies from this site