HISTORIA

La Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País y el Real Seminario Patriótico Bascongado de Bergara

por INÉS PELLÓN GONZÁLEZ
Amiga de Número de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País

El Seminario de Bergara en el siglo XVIII

La primera impresión que siente quien ve por primera vez el Seminario de Bergara es la de estar contemplando, sin duda, un edificio singular. Esta sensación la podrían confirmar sus espléndidos muros, que si pudiera hablar contarían que albergaron un centro docente e investigador de primera línea, pionero en las disciplinas científicas y técnicas que se impartieron en él. El principal impulsor de esta hazaña fue Xavier Mª de Munibe e Idiáquez (1729-1785), octavo Conde de Peñaflorida, quien junto con otros Caballeros Procuradores creó una Sociedad a imagen de las Academias de Ciencias que existían en Europa por aquel entonces. Nacida formalmente el 24 de diciembre de 1764, cuando quedó bajo la protección del rey se denominó Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, fue la primera entidad de este tipo que se fundó y despertó un enorme interés entre sus contemporáneos.

Cuando el proyecto docente de la Bascongada cristalizó, sus enseñanzas se establecieron en un espléndido inmueble que perteneció a los jesuitas y que fue donado a la Sociedad cuando la Compañía de Jesús fue expulsada de España. El centro se denominó Real Seminario Patriótico Bascongado a partir de febrero de 1777, y a pesar de llamarse "Seminario", en esta época no se cursaban en él estudios religiosos, sino que ofrecía la educación necesaria para continuar otras carreras superiores, sin olvidar todo tipo de enseñanzas encaminadas a proporcionar una formación integral a su alumnado.

En septiembre de 1777 se crearon las dos primeras cátedras de "Química" y de "Mineralogía y Metalurgia" que se instauraron en el país porque, aunque la "Escuela de Minas" de Almadén se creó unos meses antes (Real Orden de 14 de julio de 1777), su plan de estudios no las contemplaba. La fundación de estas dos cátedras estuvo asociada a una misión de espionaje científico-militar que contó con la ayuda de los socios de la Bascongada y que tuvo como broche de oro el aislamiento del wolframio en Bergara en 1783, por Juan José (1754-1796) y Fausto (1755-1833) de Elhuyar (o Delhuyar). Pero no debemos quedar cegados por la intensidad de esta luz, porque los hitos científicos conseguidos en la villa bergaresa fueron muchos otros: el logro de malear el platino a partir de sus menas, primero por François Chabaneau (1754-1842), profesor de Física, Lengua francesa y Química, y después por Anders Nicolaus Thunborg (1747-1795), profesor de Mineralogía; la activación de técnicas innovadoras para promover la industria del país; los distintos trabajos metalúrgicos de Fausto de Elhuyar; los análisis de aguas realizados en distintas fuentes y manantiales por el químico Louis Proust (1754-1826), entre otras muchas investigaciones de índole químico; la potenciación de las nuevas prácticas de agricultura y ganadería; el elevado nivel de los estudios matemáticos impartidos Gerónimo Más (¿?-1804); la activación de los estudios de Náutica a través de la entrega de distintos premios o la investigación médica de varios tipos, entre la que destacó la campaña de inoculación de la viruela. Además, a Louis Proust le cabe el honor de haber establecido en Bergara "un perfecto laboratorio" para impartir sus clases y para realizar labores de análisis químico. Situado en la cercana "casa de Zabala", el 20 de mayo de 1779 fue testigo de la primera lección de química entendida como una disciplina académica autónoma que se impartió en todo el Reino.

Al fallecer el rey Carlos III en 1788 le sucedió Carlos IV (1748-1819), quien contempló el desarrollo de la Revolución en el país vecino y la denominada "Guerra contra la Convención". Con la entrada de soldados franceses en la provincia de Gipuzkoa todo el personal del Seminario se dispersó, por lo que a partir de 1794 las actividades allí realizadas cesaron, aunque no para siempre. Hasta hace poco tiempo se creía que las tropas francesas habían saqueado el centro y habían destrozado, entre otras cosas, los efectos del laboratorio, pero hoy en día se ha demostrado que dicha destrucción no tuvo lugar. Todos los utensilios del laboratorio químico situado en la "casa de Zabala" sobrevivieron al conflicto bélico y fueron trasladados al edificio principal en 1800, donde ya se había recuperado la actividad docente en enero de 1798.

 

La reanudación de la actividad docente en el siglo XIX y su continuación en el XX

El convulso siglo XIX hizo que el centro se denominara "Real Seminario de Nobles" en 1804 y "Liceo Vascongado" durante el gobierno de José Bonaparte, y otra vez "Real Seminario de Nobles" al finalizar la Guerra de la Independencia. Mediado el trienio liberal (1820-23) el Seminario obtuvo la categoría de "Universidad de Provincia para la 2ª Enseñanza", convirtiéndose así en el primer centro oficial de enseñanza secundaria de Gipuzkoa, recobrando el nombre de "Real Seminario de Nobles" en 1823. A pesar de la ocupación militar del Seminario durante la Primera Guerra Carlista (1833-1839), las enseñanzas se reanudaron en octubre de 1840, iniciándose así otra brillante etapa que comenzó cuando en 1845 fue declarado "Instituto Superior Guipuzcoano de Segunda Enseñanza", en donde se impartían titulaciones que la mayoría de los Institutos del Estado no pudieron asumir.

Los responsables del Seminario ampliaron la oferta docente en 1848 con una Escuela Especial de Matemáticas y una Escuela de Comercio que oficializaron los estudios preparatorios para las carreras facultativas superiores. Dos años más tarde (1850) se fundó la Escuela Industrial, que fue una de las tres primeras que se crearon (junto con las de Barcelona y Sevilla), precursoras de nuestras actuales Escuelas de Ingenieros Industriales. El centro adquirió en 1851 la denominación de "Real Seminario Científico Industrial de Vergara" y comprendía las secciones de Instrucción Primaria, Instituto de 2ª Enseñanza, Escuela Especial de Matemáticas, Escuela de Comercio, Escuela Industrial y Enseñanzas Diversas. La modernidad y el elevado nivel de los saberes impartidos en ellas hicieron que, al igual que en el siglo XVIII, el Seminario acogiera alumnos de casi todos los puntos de la Península, de algunas naciones europeas y de territorios de ultramar como América y Filipinas. Lamentablemente, las dificultades económicas hicieron que la Escuela Industrial fuera suprimida en 1861, de forma que en el Seminario sólo quedaron los estudios correspondientes al Instituto Provincial y el "Colegio de Internos", manteniendo, aunque sin subvención, las enseñanzas que posibilitaban el acceso a las carreras facultativas civiles y militares del estado, así como a los estudios de comercio. Durante la Segunda Guerra Carlista (1873-1876) la ocupación del establecimiento por las tropas del pretendiente Carlos determinó que el Instituto Provincial de Guipúzcoa se trasladase a San Sebastián, ciudad en la que continúa hoy en día. La actividad docente en el Seminario quedó paralizada hasta que fue cedido a la orden de los Padres Dominicos en 1880, con la condición de que instaurasen en él un centro de estudios. Éstos lo reactivaron de tal forma que su fama llevó de nuevo a Bergara a brillar con luz propia, al considerar que la actividad científica era una de las claves de la enseñanza. Ampliaron todos los gabinetes, sobre todo el de ciencias naturales y la colección zoológica porque su director era un estudioso de las teorías de Darwin, a pesar de ser miembro de una orden religiosa. Este valiosísimo legado estuvo a punto de desaparecer por la desidia de unos pocos en un momento dado, hasta que, por fortuna, la corporación municipal decidió iniciar en 1992 un ímprobo trabajo de investigación, identificación, restauración y conservación de todo el material que se encontraba abandonado a su suerte. Estas 3.012 piezas únicas, valiosísimas, irrepetibles y con una enorme proyección de futuro, incluyen por ejemplo un dilatómetro de 1772 o un esqueleto completo de "ballena vasca" (Eubalaena glacialis), entre otros materiales de valor incalculable.

Todos los protagonistas de la historia de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País y su Seminario trabajaron mucho, muy duro y muy bien. A la vista están sus resultados; sus desvelos lograron unos frutos deslumbrantes, pero también sirven de modelo en otros aspectos de la vida: el valor del trabajo bien hecho, la recompensa que siempre tiene el esfuerzo, la importancia de la palabra dada y del sentido del honor, así como la responsabilidad ante los compromisos son algunos de los valores que podremos aprender cuando nos acerquemos a sus figuras. Gracias a ellos nos encontraremos subidos "a hombros de gigantes", como decía Bernardo de Chartres; nos alzaremos sobre unos perfectos puntos de apoyo desde los que podremos divisar más y mucho más lejos, y desde los que podremos preparar un futuro mejor. El fulgor de este pasado es el que debe iluminar nuestro futuro y estamos obligados a transmitir este conocimiento a nuestros contemporáneos, pero sobre todo a nuestros descendientes. Tenemos la obligación de que nunca caiga en el olvido.

 

Bibliografía:

CABALLER, M.C. / LLOMBART, J. / PELLÓN, I. (2001) La Escuela Industrial de Bergara (1851-1861). Donostia-San Sebastián, Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Gipuzkoa.
FELIPE Y LORENZO, E. de (1993) "Los cien nombres del Seminario de Bergara (1776-1783). Lección de ingreso en la RSBAP" Nuevos Extractos de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Suplemento nº 6-G del Boletín de la RSBAP. Donostia-San Sebastián, RSBAP.
GAGO, R. / PELLÓN, I. (1994) Historia de las cátedras de Química y Mineralogía de Bergara a finales del siglo XVIII. Bergara, Ayuntamiento de Bergara.
GUÍA (2010) Guía del Real Seminario de Bergara. Único, valioso, mirando al futuro. Guía del Real Seminario de Bergara. Bergara, Ayuntamiento de Bergara.
IBÁÑEZ RODRÍGUEZ, S. (ed.) (2002) La proyección mundial de los hermanos Delhuyar en el campo de la ciencia y la economía. Logroño, Universidad de La Rioja.
LARRAÑAGA, K. (1991) Las Manifestaciones del hecho ilustrado en Bergara. Bergara, Bergarako Udala, L.G. 1991.
LLOMBART, J. (2002) "Presencias científico-técnicas extranjeras en los Extractos (1771-1793) de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País". En: A. Despy-Meyer (Ed.) Institutions and Societies for Teaching, Research and Popularisation. De Diversis Artibus Collection de Travaux de l'Academie Internationale d'Histoire des Sciences/Collection of Studies from the International Academy of the History of Science Tome 62 (N. S. 25), Proceedings of the XXth International Congress of History of Science, Volume XIX. Turnhout (Belgium), Brepols Publishers, 307-316.
PELLÓN, I. (2013) "De wolframio a tungsteno. Reflexiones en el 230 aniversario de su aislamiento por Juan José y Fausto Delhuyar", Tierra y Tecnología, nº 43, http://www.icog.es/TyT/index.php/2013/08/de-wolframio-a-tungsteno/, visitada el 09.11.2013.
RECARTE BARRIOLA, M. T. (1990) Ilustración vasca y renovación educativa: La Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Publicaciones Universidad Pontificia de Salamanca. RSBAP. Salamanca.
ROMÁN POLO, P. (2000) Los hermanos Delhuyar, la Bascongada y el wolframio. Bilbao, RSBAP, Comisión de Bizkaia.
SILVÁN LÓPEZ-ALMOGUERA, L. (1985) "La Real Sociedad Bascongada de Amigos del País y el Real Seminario Patriótico Bascongado de Bergara". En: Historia del País Vasco, siglo XVIII. Bilbao, Universidad de Deusto, 175-190.
TELLECHEA IDÍGORAS, J. I. (1987) La Ilustración vasca. Cartas de Xavier María de Munibe, Conde de Peñaflorida, a Pedro Jacinto de Álava. Edición, introducción, notas e índices por J. I. Tellechea Idígoras. Vitoria, Parlamento Vasco.
TORALES PACHECO, J. M. C. (2001) Ilustrados en la Nueva España. Los socios de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Universidad Iberoamericana, Departamento de Historia. RSBAP. Colegio de San Ignacio de Loyola Vizcaínas, I.A.P. México, D. F.

logo-ikurra2

DIRECCION DE LA REAL SOCIEDAD BASCONGADA DE LOS AMIGOS DEL PAÍS

Palacio – Intsausti
Aptdo. 105 – 20720 AZKOITIA
Tel. 943 285 577
E-mail: intsausti.rsbap@gmail.com

Intranet

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of the site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our Privacy Policy.

I accept cookies from this site